Archivo de la etiqueta: bienestar

¿Qué significa estar sano?

¿Qué significa estar sano?

  • Controlar tu peso
  • Aceptar tu diagnóstico médico
  • Controlar tu estrés y tu ansiedad
  • Controlar los hábitos poco saludables (alcohol, sedentarismo, tabaco)
  • Comprender como funciona tu enfermedad crónica

 

Mejorar tu estado salud y tu bienestar no tiene por qué ser un deseo inalcanzable o una proposición de cada lunes.Tampoco es algo que otro pueda hacer por tí.  Se trata de ir realizando cambios programados que puedas y quieras realizar.

Está demostrado que la educación en salud y las recomendaciones médicas por sí solas, no sirven para conseguir las metas de salud física o mental deseadas y sobre todo, para mantenerlas a largo plazo.Como psicóloga de salud puedo ayudarte a mantenerte en el cambio.

¿Cómo?

A través de un programa de sesiones individuales y en talleres y boot camps de salud

Anuncios

Tendencias en salud : SPA psicológicos


Hedonismo + pensamiento creativo.

Esa es una de las nuevas fórmulas de turismo que combinan durante un fin de semana largo (3 a 4 días), sesiones de masajes, caminatas, hidroterapia, circuito de jacuzzi y counselling psicológico personal y grupal  buscando el valor de  la “pregunta” como forma de ampliar la mente y entrenar no solo el cuerpo sino también la mente.-

En las sierras, la playa o en pleno campo, estos planes reúnen  a no más de 20 personas (hombres y mujeres) dispuestos a “fugarse” de la rutina cotidiana. Se trata de una forma de trabajar que  llamamos lúdico- terapéutica, aunque diferenciándola claramente de una psicoterapia.

La consigna es “Quiero cambiar algo y no puedo”. Sigue leyendo

Límites y oportunidades del coaching

Hablar del coaching no es fácil,  porque desde la vaguedad de un término al que se define como “entrenamiento” se promocionan todo tipo de intervenciones muchas veces centradas en mensajes Wishful thinking, del tipo “puedes lograr todo lo que te propongas”, “vas a triunfar”, “tus sueños son tu guía”, recordándote todo el tiempo que eres el mejor y que no tienes -para nada-la culpa de lo que te pasa.-

Lamentablemente, o por suerte, la realidad muchas veces debe ser desmontada para poder cambiarla; esto supone aceptar algunos condicionantes, enfrentar los propios miedos y conocer qué situaciones pueden ser potencialmente conflictivas. Este análisis siempre es subjetivo, porque la historia es siempre personal. No sirve el café para todos.-

Queremos decir que ni el coaching vale para todos, ni todos valen para ser coach. El coaching es simplemente una estrategia marcada por un tipo de intervención dirigida a los objetivos. Pero, esto nunca se puede hacer si no es en un contexto.

Y a interpretar contextos se aprende. Requiere profesionales formados y con experiencia, alto grado de profesionalidad y una planificación específica para cada coachee.

Ahora bien, las escuelas de coaching  hacen hincapié en que el objetivo es el CAMBIO. La verdad es que en cualquier estrategia de intervención de base psicológica el objetivo es el cambio. ¿Donde está la diferencia?

El coaching supone “entrenar” para llegar a una meta previamente definida, para eso se trata de guiar sobre la forma “correcta” de llegar a ella. Pero, ¿Qué pasa si en el proceso resulta que la meta cambia o se descubren cuestiones que no estaban claras al comienzo?.

Si esto sucede, el coaching tradicional buscará imponer la meta sobre el contexto para llegar a ella minimizando la respuesta personal en cambio,  en otras estrategias, por ejemplo, el counselling se trabajará intentando re definir la meta y los contextos y por su parte, la Psicoterapia se centrará en entender qué elementos de la personalidad del cliente han influido en su interpretación del contexto que puede estar influyendo en su dificultad para el cambio.

En este sentido, hay que aclarar que esa visión que se busca imponer desde algunos sectores  del coaching de que la psicoterapia implica-siempre-urgar en el pasado y es sinónimo de psicopatología no es correcta; el concepto de psicoterapia es amplio y los modelos teóricos variados.-

Por otra parte,  hay que separar el Coaching ejecutivo tradicionalmente enfocado a sacar lo mejor de gerentes y ejecutivos, que es un estilo dirigido, en el que un profesional que quiere lograr un objetivo contrata a otro (coach)  que le ayuda a lograrlo, dá consejos y siempre indica lo que se debe hacer;

del Coaching personal o de salud (wellness coaching)  en donde no se trata solo de imponer un programa formativo de habilidades sino de plantear opciones frente a un cambio que es necesario realizar.

Dar consejos es  bastante sencillo, que esos consejos promuevan el crecimiento y auto conocimiento  personal es menos fácil de lograr.

En un mundo cambiante como el actual, puede que hacer las mismas cosas siempre de la misma manera no sea una buena idea.

El coaching no dirigido focalizado en las áreas de la salud y el bienestar  (wellness coaching), trabaja  hábitos saludables o cambios en el entorno personal sobre la base de descubrir y cuestionarse los propios prejuicios.

 Desde el:

COACHING DIRIGIDO (coaching ejecutivo)

Decir

Formar

Enseñar

Aconsejar

al

COACHING NO DIRIGIDO (wellness coaching y coaching personal)

Buscar soluciones

Pensar creativamente

Descubrir

Cuestionarse

ESCUCHAR

 

Para saber más:

Richardson, Pam: Coaching personal. Ed. Mens Sana (2005)

http://www.powersofsix.com/

http://www.aacounselors.org.ar/

http://www.webmd.com/balance/guide/life-and-wellness-coaches

 

 

Psicología de la salud, turismo de salud y bienestar

wellness in baviera

El Turismo de salud  se define  como

” Cualquier clase de viaje que implica mejorar la percepción de sentirse bien” (Mueller & Kauffmann, 2001).-

Distinguimos claramente el turismo de salud, ligado al bienestar, la mejora de la calidad de vida, el ocio terapéutico, el wellness y el wellbeing del Turismo médico que sugiere un viaje que incluye alguna intervención médica, generalmente quirúrgica (cirugía plástica)

La conexión entre salud y turismo no es nueva; en el siglo XIX  se solía viajar a lugares preparados para “tomar las aguas”, existe una enorme literatura relacionada con estos viajes : Chejov, Balzac, Dostoyevsky, Thomas Mann .

En siglo XX surge Turismo rural  en el que se busca un contacto con la naturaleza ejercitando hábitos saludables.-

Y en la actualidad, Salud y turismo  se han convertido en un fenómeno asociado.-

Los expertos en tendencias sugieren que en el 2025 el turismo será una de las industrias más extendidas solo superada por el cuidado personal.

– ¿Por qué esta tendencia se impondrá?

Un estudio reciente de Future Foundation  revela que “sentirse saludable” es una prioridad de la sociedad urbana, unida al aumento de la expectativa de vida  que propone mejorar su calidad  a través del envejecimiento activo.-

Al mismo tiempo, la población en activo se encuentra enfrentando mayores niveles de estrés  derivados de los cambios en las condiciones laborales que obligan a reorganizar objetivos, desarrollar nuevas habilidades y ser flexible a los cambios.

A una demanda mayor de espacios de salud y relajación se corresponde una oferta de servicios que cubran esas necesidades: balnearios, spa, hoteles sostenibles, etc.. pero si  no incorporamos otras herramientas para ayudar a cambiar los hábitos , estamos enfrentando la demanda con una respuesta incompleta.-

Venimos de una larga época en la que el sedentarismo como estilo de vida llevó al aumento de la obesidad,  dificultad en organizar el tiempo libre, etc..

Pero a medida  que el urbanita se hace cargo de la importancia de mantener su salud, crece su necesidad de  relacionar el bienestar (wellbeing)  con los hábitos para mejorar su calidad de vida.-

Además,   el cuidado de la imágen personal ha crecido como tendencia de la mano de las social media.

Esto  resulta ser aún  más estresante, por eso el concepto de wellness (un creciente sentimiento de responsabilidad hacia el propio cuerpo unido a más calidad de vida) es una demanda aún no satisfecha en su totalidad.

En ese sentido hemos desarrollado con éxito experiencias en las que un entorno adecuado complementa el trabajo por objetivos actuando en los distintos niveles : físico, psíquico, emocional y social.

En nuestra experiencia, notamos que existen una serie de variables siempre presentes en quienes demandan estas actividades:

  • deseo de recuperar la salud en un sentido amplio
  • mayor consciencia de la importancia de hacerse mayor en forma saludable
  • deseo de mantener un cuerpo saludable
  • deseo de reducir el estres
  • mayor consumo de productos relacionados con la salud y la belleza

Finalmente: Se trata de redifinir conceptos y ser creativos para responder a las demandas, sin perder de vista la idea de “equipo” con una formación teórica y práctica sólida que garantice resultados.

Retorno de la Inversion (ROI) de los programas de bienestar en la empresa

Medir en forma correcta el impacto de los programas de bienestar (wellness) para empleados es uno de los desafíos más importantes del responsable de RRHH

Existen dos tipos de ROI en este sector: “hard ROI” que mide los ahorros en atención médica y “soft ROI” que también incluye el aumento de la productividad derivado de la reducción del ausentismo.

Varios años atrás era común que los proveedores de programas de wellness hablaran de un ROI 4:1, con resultados en general decepcionantes. Hoy, las expectativas de ROI han bajado entre otras razones, porque no existe una forma universal de medirlo, por eso es importante que quién contrata acuerde con su proveedor  cómo se valorará.

Se debe tener claro que los beneficios reales solo serán visibles a partir del segundo y tercer año. Los mejores programas, aquellos que hacen todo correctamente, pueden asegurar desde un ROI  1.25:1  por ahorro de costos médicos hasta 4:1 en reducción de ausentismo, siempre pensando en un horizonte de tres años.

Otro desafío importante a la hora de calcular el ROI es separar los costos de implantación del programa de otros costos de incentivos.

Generalmente estos programas se implementan al mismo tiempo que otras medidas de contención del gasto por ausentismo e incentivos varios y como resultado, intencional o no, algunos cálculos de ROI atribuyen los ahorros de costos a los programas de wellness cuando existen otros factores a considerar.

Por eso para garantizar la eficiencia del programa se utilizan mediciones de impacto, p.ej:
cálculo del costo en salud del empleado sin el programa del wellness y el costo con el programa de wellness.
Las empresas que usan este sistema suelen además comparar sus tendencias con las de empresas similares.

Otra forma de medir el ROI es detectar la proporción de empleados con factores de riesgo alto para su salud y sus cambios con el programa; p.ej. a través de disminución de factores de riesgos de obesidad, hipertensión, diabetes o reducción de las bajas por ansiedad y depresión en programas de gestión de estrés

Algunas experiencias:

Dow Chemical controla factores múltiples de riesgo como presión arterial, niveles de colesterol o consumo de grasas. En el control que la empresa hace se valora también el consumo de tabaco ó el índice de masa corporal. Asi concluyeron que entre 2004 y 2009 se incrementó en 4% el número de personal con bajo riesgo para uso de tabaco, hubo un 23% + de bajo riesgo para actividad física y 23% + de bajo riesgo para IMC(indice de masa corporal).

La importancia de estos programas de salud & bienestar en la percepción de satisfacción y fidelización del empleado y en la reputación de la marca es algo que ya no se discute en el mundo anglosajón.

Todo esto permite concluir que :

1) Los programas de bienestar deben adaptarse a la realidad de cada empresa o grupo que los contrata, es necesario un diagnóstico individual de cada situación.
Las “soluciones” standard no sirven.

2) Los programas deben incluir  además de control de indicadores de salud,  psicología de la salud para modificar y afianzar hábitos; los programas de bienestar son más efectivos cuando despliegan un menú amplio de actividades e incorporan counselling psicológico.

3) El retorno de  la inversión es incierto: los empleadores deben considerar que deberán invertir varios años antes de ver resultados positivos, la idea de mirar al wellness como un rápido incentivo para mejorar la forma y bajar costos de salud es errónea. No se trata de un incentivo en plan “buen rollo”, se trata de una inversión de RSE.

Concluyendo:

En contextos de crisis económica como el actual, pensamos que lo mejor y más viable económicamente son los programas “orientados a los resultados”.
Estos programas:
1)Permiten tener resultados mínimos a los 2/4 meses o importantes a los 12/24 meses.
2) Están centrados en identificar factores de riesgos en forma individual y en el control del gasto por salud.
3)Son programas voluntarios e individuales, no ya masivos y despersonalizados.
4) Son programas cuyo valor agregado suele ser la fidelización y la mejora del desempeño.

Fuente:

-“Employer wellness initiatives grow, but effectiveness varies widely”by Ha T. Tu & Ralph C. Mayrellen National Institute For health care reform , Nº1, July 2010
http://www.nihcr.org

– Chapman, L & Lesch, N (2007) “The role of wellness coaching in corporate wellness”. The art of wellness, Julio/Agosto 1-12

– Aldana, Steven G (2001). Comprehensive Review of the Literature. American Journal of Wellness 15 (5) 296-320