Archivo de la categoría: estilos de vida

10 cosas que toda mujer debería saber acerca de su corazón

Las enfermedades cardíacas matan más mujeres que todos los cánceres combinados. Las mujeres no son “hombres con el corazón más pequeño”, hay importantes diferencias que es importante compartir :

1) Las mujeres desarrollan enfermedades cardíacas 10 años antes que los hombres

Antes de la menopausia las mujeres están más protegidas de sufrir ataques cardíacos, antes de los 50 es muy raro que suceda a menos que haya factores de riesgo como el tabaco, la diabetes o un colesterol genéticamente elevado. Por desgracia, el rápido aumento en la obesidad y las condiciones que lo acompañan-hipertensión, colesterol- están dando casos de problemas serios  de corazón a edades más tempranas

2) La aterosclerosis es diferente en la mujer

Las mujeres tienden a tener plaquetas en forma difusa, mientras que los hombres tienen lesiones focales. Esto hace que la enfermedad sea más difícil de diagnosticar mediante un ECG de esfuerzo o aún mediante una angiografía coronaria

3) Algunas enfermedades cardíacas son solo femeninas

Las lesiones espontáneas en el corazón y las arterias carótidas, como la llamada disección aórtica, son raras pero más comunes en mujeres, sobre todo después de la menopausia. Los cambios hormonales son una de las posibles causas. Además, el síndrome de Tako Tsubo, un cuadro que imita un ataque cardíaco es mucho más común en mujeres.

4) El dolor de torax es más complejo en las mujeres

Por un lado, pocas mujeres con dolor de tórax tienen los estrechamientos focales que los cardiólogos asocian con enfermedad cardíaca. Por otro lado, las mujeres vistas en la consulta hospitalaria por dolor de tórax tienen una mortalidad más alta que los hombres, en parte porque suelen ser en promedio 10 años mayores que ellos y tienen otros problemas médicos agregados. La aterosclerosis de las arterias pequeñas,  disfunción del revestimiento de las  arterias (endotelio) y espasmo de las arterias son posibles causas de dolor de tórax sin un bloqueo focal.

5. Los síntomas en la mujer con enfermedad cardíaca pueden diferir

El WISE (women´s ischemia syndrome evaluation) es financiado por el NIH y ha aportado mucha información sobre la forma en que las mujeres enferman del corazón. En un análisis de mujeres con sospecha de enfermedad cardíaca, las mujeres negras describen con  más frecuencia que las mujeres blancas síntomas estomacales, mientras que las mujeres blancas más frecuentemente reportaban dolor de tórax; la frecuencia y severidad del bloqueo arterial no difería por raza, pero la mortalidad fue cerca del doble en mujeres negras. Las  presentaciones atípicas pueden ser una barrera para un diagnóstico y tratamiento a tiempo.

6. Las mujeres son más susceptibles de recibir diagnósticos relacionados con la salud mental

Cuando los médicos valoraban síntomas cardíacos en hombres y mujeres, las mujeres fueron dos veces más susceptibles de recibir un diagnóstico de salud mental que los hombres. Cualquier síntoma sospechoso en mujeres de más de 30 años debe investigarse como posible enfermedad coronaria.

7. El corazón de las mujeres es evaluado , más lentamente que el de los hombres

Analizados 5000 servicios de emergencia médica, se concluyó que era más probable que las mujeres fueran evaluadas más tardíamente. Los autores resaltaron que las mujeres tardan más en llamar al 911, tienen problemas médicos más complejos (por ser mayores) y peores desenlaces.

8. Las mujeres tienden a seguir menos los tratamientos

Las mujeres con enfermedad cardíaca generalmente necesitan por lo menos un exámen médico anual, pero a menudo no concurren a revisión. Entre las causas más comunes se encuentra el escepticismo  acerca del diagnóstico y que deben ser ellas las que pidan la consulta.

9.  La angina de pecho es seria en las mujeres diabéticas

El seguimiento durante 13 años de mujeres con enfermedad cardíaca, mostró que las mujeres con diabetes y angina de pecho tienen entre elevado el riesgo de deceso entre 3 y 4 veces más, comparado con mujeres que tienen diabetes pero no angina. El dolor torácico debe ser investigado en las mujeres, especialmente si son diabéticas.

10. Los síntomas en la mujer pueden diferir

Como síntomas agregados en adición a la angina de pecho clásica, las mujeres pueden sufrir desmayos, nauseas, sudoración, palpitaciones, palidez, ansiedad, fatiga, dolor de estómago y dificultad respiratoria, como síntomas de una enfermedad cardíaca.

La enfermedad cardíaca se puede prevenir con hábitos saludables como no fumar y mantener una dieta rica en frutas y vegetales, actividad física, control de estrés, sueño y redes de apoyo emocional e incluso algo de vino. Adoptando estos hábitos, puede disminuirse el ataque cardíaco casi al 90% y el ACV al 60%.La identificación temprana de la coronariopatía permite implementar terapias que pueden parar y revertir la enfermedad cardíaca.

Fuente:

http://www.mindbodygreen.com/0-17355/10-things-every-woman-should-know-about-heart-health.html?utm_content=buffera26b1&utm_medium=social&utm_source=linkedin.com&utm_campaign=buffe

 

Anuncios

El cansancio mental

Gracias a nuestra poderosa mente pensamos, soñamos, ideamos, proyectamos, asociamos ideas, diseñamos, planificamos, generamos expectativas, imaginamos y recordamos.

El pensamiento puede ser beneficioso o nocivo, positivo o negativo, necesario o inútil, insípido o creativo, elevado y sublime o destructor y desgarrador. Muchos pensamientos son innecesarios. Algunos surgen como tormentas que nos azotan. Si no gestionamos bien toda la actividad de nuestra mente, el cansancio mental se convierte en nuestro compañero inseparable.

Es una fatiga que provoca dispersión, pereza, falta de atención y de claridad; además, disminuye nuestra capacidad resolutiva. En cambio, cuando se está inspirado y motivado, la mente nos revitaliza y genera pensamientos creativos que suscitan energía y fuerza. En un estado creativo, los pensamientos son prácticos, poéticos y manifiestan belleza. La mente está abierta y puede ver lo extraordinario en lo aparentemente corriente.

Desafortunadamente, este estado mental no suele durar mucho. Más bien nos sumergimos en una actividad mental estéril y agotadora. Cada individuo genera unos 50.000 pensamientos al día, muchos de los cuales son repetitivos y mecánicos. Otras veces se da vueltas una y otra vez sobre cosas que no se pueden cambiar. Son pensamientos que suelen referirse al pasado. No llevan a ninguna parte y agotan.

Cuando se vive en un tren de pensamientos innecesarios y debilitantes, viene bien plantearse algunas preguntas que ayuden a desactivar ese mecanismo repetitivo y lleven a una reflexión más productiva y estimulante.

Por ejemplo, ¿cuál es la intención que le mueve a pensar lo que está pensando? El primer paso es encontrar el propósito, porque permite darse cuenta de lo inútil de ese pensamiento y cambiar el rumbo.

Otra práctica aconsejable es intentar no utilizar demasiado los tiempos verbales condicionales, ya sean en pasado o en futuro. Por ejemplo: “Si hubiera estado ahí en esos momentos, no habría sucedido esa desgracia”. “Si hubiera tenido esa información a tiempo, habría ganado ese caso”. Cuando tenga el título seré más respetado por mis superiores”. “Cuando él cambie estaré mejor”. Como el pasado pasó y el futuro aún tiene que venir, este tipo de juicios no son útiles, debilitan y agotan. Es tan importante aprender a transformar como a no crear estos pensamientos sobre asuntos que no podemos cambiar o que no depende de nosotros que cambien. Así se estará más concentrado y se tendrá mayor claridad para tomar las decisiones adecuadas.

No se trata de dejar la mente en blanco, sino de generar pensamientos positivos, creativos, inspiradores, beneficiosos. Así se logra un espacio mental fértil. Deliberar en positivo no es negar la realidad, sino ser capaz de ver los problemas y tener la creatividad mental para aportar soluciones sin obsesionarse ni ofuscarse. Las reflexiones positivas fortalecen y revitalizan la mente. Suelen ser cavilaciones que se basan en valores y en apreciar y agradecer lo que se es y lo que se tiene. Una mente agradecida es una mente descansada.

Otro aspecto que agota es nuestra extraordinaria capacidad de planificar: reuniones, encuentros, acciones, lugares, horarios… Cuando las cosas se suceden una tras otra según los planes, uno está más tranquilo que cuando los imprevistos tergiversan los planes. Si se aferra a su plan, deja de escuchar las señales que el momento o las personas le están dando, y quiere que la realidad se amolde a sus ideas y no al revés. Al forzar nos cansamos. A veces es nuestro cuerpo el que nos pide descanso, pero como el plan era otro, nos forzamos a cumplirlo.

En una sesión de coaching, una mujer explicaba cómo se obligaba a realizar los planes que se había marcado y los compromisos que había adquirido, forzándose a cumplir los horarios impuestos por otras personas importantes para ella. Aunque sintiera que debía parar, su mente le hacía seguir. Sin parar, ni respirar con consciencia ni escuchar. Estaba agotada mentalmente. A veces hemos planificado algo, pero cuando llega la hora sentimos que no es el momento o no es el nuestro. Es importante detenerse unos minutos para replantear la situación. Ese rato da un espacio mental para abrir un paréntesis, ver y decidir con mayor claridad.

A veces el cansancio mental surge de las luchas internas entre lo que nos gustaría que fuera y lo que es, entre si decir o callar, si salir o quedarse, entre las decisiones que se toman y lo que en realidad se hace. Debemos incorporar prácticas para comprender de dónde surge tanto pensamiento estéril, para escucharnos y acallar los ruidos mentales.

Ejercitar la mente con pensamientos creativos revitaliza. Es como cuando se hace ejercicio físico. Caminar, correr, nadar o jugar al tenis energiza, y si acabamos cansados, se siente que es un cansancio sano. Por el contrario, si nos quedamos de pie media hora sin movernos, terminamos más cansados que si hubiéramos estado ese rato caminando. A la mente le ocurre algo parecido: si está “parada” dando vueltas a un mismo asunto, se agota más que cuando avanza con pensamientos inspiradores que abren nuevos horizontes.

 

Fuente:  http://elpais.com/elpais/2015/01/23/eps/1422018427_336669.html