Archivo de la categoría: counseling

Tendencias en salud : SPA psicológicos


Hedonismo + pensamiento creativo.

Esa es una de las nuevas fórmulas de turismo que combinan durante un fin de semana largo (3 a 4 días), sesiones de masajes, caminatas, hidroterapia, circuito de jacuzzi y counselling psicológico personal y grupal  buscando el valor de  la “pregunta” como forma de ampliar la mente y entrenar no solo el cuerpo sino también la mente.-

En las sierras, la playa o en pleno campo, estos planes reúnen  a no más de 20 personas (hombres y mujeres) dispuestos a “fugarse” de la rutina cotidiana. Se trata de una forma de trabajar que  llamamos lúdico- terapéutica, aunque diferenciándola claramente de una psicoterapia.

La consigna es “Quiero cambiar algo y no puedo”. Sigue leyendo

Anuncios

Yoga: calma en acción

Los beneficios del yoga como estrategia para enfrentar el estrés son más que conocidos.

Obviamente, si no se acompaña de una reestructuración cognitiva, de un pensar de otra manera, sus efectos serán menores. Depende de nosotros el extraer de su practica el máximo de beneficio.

Savasana es la postura de relajación por excelencia. También llamada “la postura del cuerpo muerto” se suele practicar al final de una sesión pero puede usarse antes o siempre que se necesite “parar  los pensamientos”.

Acuestate boca arriba, con las piernas separadas algo más que el ancho de las caderas y los brazos separados a los costados con las palmas hacia arriba.

Deja que las piernas caigan a los lados relajadas.

Cierra los ojos y respira.

Siente la fuerza de gravedad, como si te fueras hundiendo en el suelo. Cada vez que exhalas notas cómo disminuye la tensión en tus músculos.

Dejate llevar, no hagas.  La mente se calmará, permanece así diez minutos.

Poco a poco para salir del estado de relajación empieza a mover los dedos de las manos y de los pies, gira a un lado y al otro, abre los ojos e incorporate con lentitud. Sigue leyendo

Como usar las redes sociales

Existen varias deficiones de web 2.0 pero  desde el punto de vista de la psicología lo que nos interesa es que la web 2.0 representa un nivel muy elevado de interactividad utilizando aplicaciones on-line y allí donde hay dos podemos hablar de gestión de la comunicación, de ideas y sobre todo de emociones.

Las redes sociales le dan a la persona de a pie voz y voto y  desde el punto de vista del marketing esto puede ser preocupante. De hecho hace 15, 20, 50  años la marca se definía por las campañas publicitarias al estilo Mad Men, esto ya no es asi y para las empresas darse cuenta de este cambio puede no ser agradable: han perdido el control sobre el mensaje.

Ahora es imprescindible rastrear la red para ver si alguien en algúna pagina de facebook hace referencia a la marca o si un blogger cuenta algo sobre el producto o incluso a que ferias sería bueno concurrir y a cuales no.

La folksonomía, la necesidad de etiquetar y conocer , organizar y encontrar contenido que no está organizado requiere de nuevas estrategias.

Los tiempos son distintos y eso requiere afinar ciertas competencias: ahora mismo no hay empresa, publicista, periodista, profesional o manager que no esté participando, tanto por producir contenido o por recibirlo:  está  allí, con lo cual ya no se trata de estar o no en las redes, sino  de  analizar qué sucede y que NOS sucede cuando estamos.

Creo que se hace demasiado hincapie en las estrategias y en la técnica y no se está trabajando la filosofía del proceso 2.0. En este sentido el psicólogo interesado en estos temas se encuentra con un reto:

Los psicólogos no nos hemos formado con esta realidad pero como no hay nada nuevo bajo el sol, si tenemos (en algunos casos) la suficiente formación, podemos utilizar nuestro conocimiento para analizar las razones menos obvias del comportamiento del usuario y sacar conclusiones que nos permitan lograr  objetivos. Y este es un paso ineludible en cualquiera que quiera no desilusionarse con el potencial enorme que las redes tienen. Nada es blanco o negro,  en social media la gama de grises es demasiado amplia.

En definitiva:

No se trata de estar en las redes por estar  o porque toca seguir la tendencia. Usar una red social debe ser una decisión basada en un objetivo y tiene que haber una razón y una motivación para usar ESA y no otra.  De lo contrario puede suceder que te encuentres analizando las horas que has pasado en los últimos tres meses tirando adelante este blog por ejemplo y concluyas que no has conseguido casi nada a cambio. Pero puede que no estes valorando la situación como debieras.

¿Quieres ser encontrado en google? plantéate antes que nada  para qué y por qué quieres  posicionarte en los buscadores, quienes son tus “interlocutores” y despúes solo después centrate en como lo harás, recuerda que en la red se trata más del otro que de tí mismo, pero conocer tus propias motivaciones es parte de la solución. No hacerlo tiene costos económicos y de imagen demasiado elevados.

La vieja idea de no dejarse llevar por lo urgente sino por lo importante.

¿Crisis?…¿Qué crisis?

En todos los períodos históricos las personas que desempeñan papeles sociales “importantes” logran una supremacía sobre el resto de la sociedad.

Son cazadores, sacerdotes, terratenientes o comerciantes los que acaban manejando no solo la economía sino, lo que es  más importante, la cultura la política y las CREENCIAS.-

Es evidente que en esta época el segmento más fuerte es el business world, el mundo de los negocios;  no solo controla el cómo sino el quién gobierna un país.-

En un contexto de crisis, en que el empresario medio se siente “el jamón del bocadillo”,  es importante rescatar algunas estrategias tradicionalmente asociadas al “buen negocio” con visión de futuro y que marcan fuertes diferencias con los negocios basura de las sub-prime y los “bancos malos”:

Sigue leyendo

MIEDO: una palabra sobrevalorada

El miedo está sobrevalorado. Parece que es importante no tener miedo, controlar el miedo, saber utilizar el miedo, entender al miedo.

Hay mucha gente que busca en internet las claves para superarlo. Lo que yo me preguntaría es ¿por qué tenemos tanto miedo?, más que ¿a qué le tememos?. Ya sabemos a qué:

a hablar en público

a fracasar

a volar

a la muerte

a los espacios abiertos

a los espacios cerrados

a los animales

a comer en publico

a la soledad

al desamparo

a lo desconocido

a lo diferente

a quedarnos sin trabajo

a que no nos quieran

…suma y sigue

ya habrás leido por ahí que el miedo es una reacción muy primaria que nos permite estar alertas y como tal es útil.

Entonces..¿donde está el problema? Creo que el problema comienza a partir de que las certezas que son una excepción, comenzaron a ser tratadas como la regla. Hace millones de años no era seguro que la comida estuviera allí, ni se podían predecir las tormentas, ni se sabía si aquel llegaba era amigo o enemigo.

A partir de ahí y con el paso de las generaciones y tanta agua bajo el puente nos hemos convertido en seres incapaces de lidiar con la incertidumbre y ese deficit pasa facturas a veces excesivas. Genera ansiedad, nos impide ser creativos, en definitiva nos paraliza. ¿Quién dijo que la seguridad es una valor?

Es por  eso que creo de lo que se trata es de aprender a convivir con el miedo y saber utilizarlo en lugar de desplegar estrategias variopintas para eludirlo.

He leído por ahí que hay quienes ya apuntan los cañones del desprestigio hacia la psicología positiva culpándola de todos los males: si cuando pierdes tu trabajo no debes tener miedo ni deprimirte sino debes pensar SOLO que es una oportunidad de CAMBIO, te sentirás un pringado si por un mes no quieres salir de la cama, que el problema no e sese, el problema es si sigues ahí un año después. Si antes de ir a esa cita con una persona que te gusta pero a la que apenas conoces tiemblas pensando en qué decir, en qué ponerte, adonde ir y coges el telefono para anularla, una voz interna madre de todos los gurúes de autoayuda te hablará de hombres que no escuchan , mujeres que aman demasiado, autoestimas pulverizadas…cuando es posible que solo se trata de que llevas un mal día para una conversación “a ciegas”, ya quedarás mañana .

Estas críticas hablan de que ya tenemos bastante con vivir para encima pensar que todo es posible y que si no lo logramos solo nosotros somos los culpables, la verdad es que en parte les doy la razón. Sigue leyendo