Tendencias en salud : SPA psicológicos


Hedonismo + pensamiento creativo.

Esa es una de las nuevas fórmulas de turismo que combinan durante un fin de semana largo (3 a 4 días), sesiones de masajes, caminatas, hidroterapia, circuito de jacuzzi y counselling psicológico personal y grupal  buscando el valor de  la “pregunta” como forma de ampliar la mente y entrenar no solo el cuerpo sino también la mente.-

En las sierras, la playa o en pleno campo, estos planes reúnen  a no más de 20 personas (hombres y mujeres) dispuestos a “fugarse” de la rutina cotidiana. Se trata de una forma de trabajar que  llamamos lúdico- terapéutica, aunque diferenciándola claramente de una psicoterapia.

La consigna es “Quiero cambiar algo y no puedo”.

Un ejercicio de inicio se denomina: “24 horas sin quejarse” y consiste en pasar 24 horas sin quejarse, criticar o decir nada negativo. Parece fácil pero no lo es. Cuando se logra en un día completo se trata de lograrlo con dos, tres, etc..si no se consigue se vuelve a comenzar hasta que pensar y hablar en positivo se haya convertido en un hábito.-

Pero,  ¿Qué clase de persona se suma junto a un grupo de extraños para bucear durante algunos días en sus prejuicios u objetivos al tiempo que recibe un masaje?

Generalmente son personas que solo buscan un fin de semana en plan “relax” y luego, se sorprenden ante la profundidad del trabajo realizado y los cambios que asoman como oportunidades.

Algunos terapeutas comienzan a derivar a este programa a pacientes con fobias sociales o que se sienten aislados, con problemas para hacer amigos o usar su tiempo libre. Pero, la mayoría viene motivada por la propuesta. Están dispuestos a alejarse de lo cotidiano porque necesitan encontrarse en algún lugar con alguna de sus dudas.-

Cambiar de rutina permite conectarse con la importancia de hacerse preguntas.

Usando técnicas proyectivas y  recursos lúdicos y corporales como, por ejemplo, los baños de agua templada, los masajes, caminatas, programas de fitness,  bicicleteadas y  música se logran los objetivos iniciales que luego pueden continuar en un programa personal y libre.

Los cambios se alcanzan trabajando primero desde el cuerpo, sus sensaciones y las emociones que despiertan. Y después, desde ahí, se avanza a lo más elaborado que se manifiesta con el pensamiento y por medio de la palabra.

Este estilo de trabajo no transita por las sendas de la autoayuda. El programa apunta, sobre todo, a compartir estrategias antiestrés en un entorno que nunca pierde de vista la historia personal. No hay recetas generales, ni técnicas masivas.

Se logra un trabajo intenso de conexión con el cuerpo a través de la relajación para facilitar a la persona  verse realizando sus metas. Sirve, además, para reducir los niveles de presión, angustia, ansiedad, impaciencia. Pero además se propone un entrenamiento físico que busca establecer nuevos hábitos.

Participan de estos encuentros tanto hombres como mujeres,  de 40 a 60 años y +.  El grupo se forma en función de las actividades previstas, el espacio elegido  y el estado físico general.

También se arman grupos con el objetivo  de mejorar la creatividad de los equipos de trabajo.

Nada nuevo bajo el sol, simplemente : capacidad para establecer relaciones entre aspectos de la vida y recursos del medio que suelen darse por separado.-

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.