Habitos saludables : el problema de la fidelización

Estoy convencida de la utilidad que los programas de entrenamiento tienen para afianzar la autoestima, mejorar los hábitos y reducir la ansiedad y la depresión.

Y no solo desde el punto de vista del cliente, sino desde la mirada del entrenador.

A ver, la venganza es silenciosa: un cliente insatisfecho no habla contigo, lo hace con diez potenciales clientes que NUNCA llegarán a serlo.

No minimices el peso de las emociones positivas: un cliente “contento” continua con el plan de entrenamiento y se lo dice a 3 personas más; pero si te pierdes de vista su malestar se lo dirán a 25 personas que nunca llegarán a tí.

HABILIDADES DE COMUNICACION: es la llave para  que los entrenadores personales logren fidelizar a sus clientes.

Está claro que el problema no es tanto conseguir clientes sino retenerlos: más del 50% de las personas que comienzan un programa físico abandonan antes de los 90 días (Dishman 1994).  Y eso tiene consecuencias funestas no solo para el EP sino para el cliente que suele vivenciar el abandono como un fracaso personal.

Vamos a ordenar las ideas:

Para cambiar un hábito, una persona pasa por diversas etapas:

Algunos no son activos ni piensan cambiar, el sedentarismo no es un problema para ellos. Constituyen un reto para el psy y para el EP  porque no sienten la necesidad de moverse.

Otros consideran que podrían cambiar en (digamos) 3 meses pero valoran los costos de hacerlo: son los contempladores crónicos, los que piensan en lugar de actuar, se compran libros sobre el tema o van a Dechatlon para renovar su armario deportivo pero poco más.

A ellos  suelo proponerles actividades alternativas, salidas no claramente deportivas pero que implican romper un hábito. por ej: un safari fotográfico y luego trato de que formulen objetivos y sobre todo UNA FECHA DE INICIO y luego, solo luego,  les presento al EP.

Después están los que son activos pero no regulares, tiene una historia de “comenzar y dejar”…casi todo! pero están convencidos de la utilidad de la actividad física.

A ellos les pido que se fijen en que momento  están más activos durante el día y de entrada les sugiero solo pequeños cambios: ¿Y si subes la escalera del metro? ¿Y si dejas el coche un poco más lejos? ¿Y si invitas un amigo a caminar el domingo por la mañana?. Es el perfil más interesante porque si abandonan es MI error porque ellos  están preparados.

Los que son activos pero solo desde que comenzaron el entrenamiento, digamos hace 6 meses son la mayoría : han entendido que les va bien el proceso pero aún no han CAMBIADO ni instalado emociones  ligadas al entrenamiento, a ellos es necesario darles nuevas actividades, plantearle objetivos con cara y ojos ; encuentro muy útil el que tengan su diario personal y vayan anotando los beneficios que notan.

Por último, aquellos que se han mantenido más de seis meses, necesitan como el aire anticiparse  a problemas y tener un plan, participar de actividades por ejemplo  un psy camp progresivo que valore su evolución y refuerce los lazos con un grupo para no desmotivarse y abandonar lo que tanto les ha costado conseguir y que

SE MIDE NO EN  INDICE DE MASA CORPORAL SINO EN EMOCIONES Y CREENCIAS POSITIVAS

La verdad es que el mercado del entrenamiento personal aún está comenzando en esto del trabajo interdisciplinario: ¿que pinta un psicólogo en un gym? …..ayuda a entender qué busca el cliente, cuales son sus límites y fortalezas y qué necesita desde el punto de vista emocional más allá de lo que pide.

En este tema cada vez me gusta más la idea del EP/psi como las dos caras de la misma moneda.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.