Yoga: calma en acción

Los beneficios del yoga como estrategia para enfrentar el estrés son más que conocidos.

Obviamente, si no se acompaña de una reestructuración cognitiva, de un pensar de otra manera, sus efectos serán menores. Depende de nosotros el extraer de su practica el máximo de beneficio.

Savasana es la postura de relajación por excelencia. También llamada “la postura del cuerpo muerto” se suele practicar al final de una sesión pero puede usarse antes o siempre que se necesite “parar  los pensamientos”.

Acuestate boca arriba, con las piernas separadas algo más que el ancho de las caderas y los brazos separados a los costados con las palmas hacia arriba.

Deja que las piernas caigan a los lados relajadas.

Cierra los ojos y respira.

Siente la fuerza de gravedad, como si te fueras hundiendo en el suelo. Cada vez que exhalas notas cómo disminuye la tensión en tus músculos.

Dejate llevar, no hagas.  La mente se calmará, permanece así diez minutos.

Poco a poco para salir del estado de relajación empieza a mover los dedos de las manos y de los pies, gira a un lado y al otro, abre los ojos e incorporate con lentitud.

B.K.S. Iyengar, maestro de yoga; sostiene que Savasana es una de las posturas más dificiles, porque no se trata solo de tumbarse y dormir, sino que se trata de des-hacer pensamientos, recuerdos, proyectos hasta  dejar de lado todo lo  que nos otorga identidad.

El objetivo es “llegar a ser sin nadie que sea” .

En esta línea de pensamiento se entiende que el distrés tiene que ver con aferrarse demasiado a los referentes de la propia vida: objetos, deseos, relaciones.

En resumen, el yoga a través de “savasana” permite entrenarse en el arte de “soltar los pensamientos”. Casi todas nuestras preocupaciones se refieren a cosas que nunca pasarán y que si pasan nunca será de la forma TOTAL catastrófica en que la visualizamos, en otros casos se trata de cosas que no podemos controlar. Aquello de :

Si tiene solución no te preocupes y si no la tiene no te preocupes no es filosofía de hojalata,  es sabiduría.

Juzgarse en exceso a uno mismo y quedar atrapados en pensamientos repetitivos nos hace más débiles ante el cambio.

Los tibetanos dicen que en el instante en que se reconoce un pensamiento como tal, este se libera; cuando se deja de alimentarlo, se disipa, deja de reproducirse.

Prueba, ¿que puedes perder?

Fuente: http://cuadernodeyoga.com/2008/11/25/savasana-postura-del-cadaver/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s