Adicciones en la red I

adicciones-en-la-red

La information overloading addiction o la dependencia por sobrecarga de información se manifiesta por una búsqueda de información extenuante y prolongada en el tiempo  a menudo inútil, en el intento de alcanzar la mejor puesta al día a través del web surfing, es decir pasando de un sitio a otro o a través de indagaciones sobre materiales contenidos en diversos bancos de datos.

La agencia Reuters realizó en 1997 una investigación ya mítica sobre una muestra de miles de personas de distintos países. El 50% de los entrevistados declaró que buscaba información de manera frenética en la red y que experimentaba cierta euforia al hacerlo. La velocidad con la que es posible obtener información o acceder a noticias en internet es excitante porque genera una sensación de poder ilimitado al acceder en poco tiempo a datos que de otra forma sería imposible de obtener. El usuario avanza en su extenuante búsqueda haciendo clic en los enlaces o usando motores de búsqueda.

Las horas en el ordenador nunca son suficientes; el tiempo libre (y a veces también el laborable) es absorbido por esta actividad.

Al detectarse la situación problemática se intenta “resistir” procurándose períodos de abstinencia forzosa del ordenador al que suelen seguir verdaderos “atracones” informáticos.

En un caso como éste, en el que el aspecto del placer ligado a la búsqueda es determinante, de nada sirve el intento de limitar la actividad compulsiva.

Intervenir en estas situaciónes  requiere que el coach apoye la lógica del cliente guiándolo  a ritualizar y puntualizar todavía más su búsqueda.

La prescripción es esforzarse por entrar en la red a cada hora en punto y durante 5 minutos exactos pasar revista a todas las info que se desee; transcurridos esos 5 minutos, hay que dejarlo hasta la hora siguiente y así sucesivamente.

La respuesta habitual a esta prescripción es que la persona que normalmente permanecía en la red  mucho tiempo, consigue mantenerse dentro de los espacios convenidos sin el deseo de utilizar internet en otros momentos.

De forma paralela el hecho de “tener que” controlar cada hora las novedades durante cinco minutos induce a sentir la búsqueda ya no como una agradable compulsión sino como una obligación hacia el coach y como tal no tan deseable.

En este punto cambia la prescripción : ” entrar a la red cada DOS horas”.

De este modo el coach guía al cliente a que reduzca cada vez más la cantidad de tiempo que dedica a internet y  le ayuda a transformar su percepción de la búsqueda de informaciones :  de hábito agradable se transforma en una aburrida tortura de la que hay que apartarse.

Como resultado aparece más tiempo libre y se redescubren placeres ligados  a otras actividades.

En definitiva:

El punto de llegada de la intervención pasa a través de la recuperación y reutilización de la sensación de base (el placer) en dirección al cambio esperado.

En estos casos hablamos de una incapacidad de reaccionar y el coaching se dirige al cambio a través de las acciones con el objetivo de recuperar el bienestar.

Al decir de Nardone: “se hace subir el enemigo al desván y se le quita la escalera”

Bibliografía.

Nardone, G & Cagnoni, F: “Perversiones en la red” RBA libros, 2003

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s