Definiendo "wellness"

El bienestar (wellness) es un ecosistema complejo en el que confluyen 6 perspectivas:

1) emocional

2) intelectual

3) ocupacional

4) físico

5) social

6) espiritual

Vamos por partes:

  • Wellness emocional :  se trata de la conciencia y la aceptación de los sentimientos. Incluye la capacidad de manejar sentimientos y conductas desde  una valoración realista de las propias limitaciones, desarrollo de la autonomía y habilidad para enfrentar el estrés.

Wellness  emocional en acción : Comunicar activamente los sentimientos.  Hacer una evaluación periódica, evaluar las propias reacciones emotivas y la conductas más habituales. Comunicarse en forma asertiva y prosocial.

  • Wellness intelectual :  la dimensión intelectual se relaciona con actividades mentales creativas. Una persona que busca el bien-estar a nivel intelectual ensaya herramientas nuevas de resolución de problemas, interroga las situaciones de aprendizaje, identifica problemas potenciales y vías de abordaje basados en la información disponible buscando siempre el reto y eludiendo las posturas simplistas.

Wellness intelectual en acción:  revalorar la capacidad de aprendizaje en todo momento de la vida sin considerar la edad, probar situaciones opuestas a las más aceptadas normalmente por ej: un artista puede resolver problemas matemáticos  y un  técnico decidir que es bueno escribiendo poesía o haciendo esculturas.

  • Wellness ocupacional: Implica herramientas por las que se gana satisfacción personal a través del trabajo. El desarrollo ocupacional se relaciona con la actitud hacia el trabajo. Elegir una carrera o profesional de acuerdo a valores, intereses y creencias y no solo por cuestiones de dinero.

Wellness ocupacional en acción : Desarrollar habilidades personales a través del  trabajo, por más rutinario y aburrido que sea. Comunicar los valores personales tanto en los trabajos pagos como en los gratuitos, ocupar el tiempo libre en un voluntariado, apuntarse a un programa de crecimiento personal en el ámbito laboral ( si existe esa posibilidad).

  • Wellness físico:   cuidado del cuerpo  en forma regular, incluyendo el fitness, ejercicios de fuerza y resistencia cardiovascular, información acertada y contrastada sobre nutrición, abandonar hábitos como el tabaco, las drogas o el consumo excesivo de alcohol,   uso adecuado de los recursos de salud y médicos. Las ventajas físicas de verse bien y sentirse bien en relación con la autoestima.

Wellness físico en acción :  apuntarse a un equipo deportivo, pasear el perro, jugar con los niños, comer en familia haciendo uso de la variación y el gusto visual.

  • Wellness social: la importancia  de las redes, de la relación de cada uno con los demás y con el medio. Incluye desde la búsqueda de armonía familiar hasta el reconocimiento de las acciones individuales en el grupo de referencia. Busca en forma activa mantener un ambiente lo más saludable posible. Sigue leyendo

10 cosas que toda mujer debería saber acerca de su corazón

Las enfermedades cardíacas matan más mujeres que todos los cánceres combinados. Las mujeres no son “hombres con el corazón más pequeño”, hay importantes diferencias que es importante compartir :

1) Las mujeres desarrollan enfermedades cardíacas 10 años antes que los hombres

Antes de la menopausia las mujeres están más protegidas de sufrir ataques cardíacos, antes de los 50 es muy raro que suceda a menos que haya factores de riesgo como el tabaco, la diabetes o un colesterol genéticamente elevado. Por desgracia, el rápido aumento en la obesidad y las condiciones que lo acompañan-hipertensión, colesterol- están dando casos de problemas serios  de corazón a edades más tempranas

2) La aterosclerosis es diferente en la mujer

Las mujeres tienden a tener plaquetas en forma difusa, mientras que los hombres tienen lesiones focales. Esto hace que la enfermedad sea más difícil de diagnosticar mediante un ECG de esfuerzo o aún mediante una angiografía coronaria

3) Algunas enfermedades cardíacas son solo femeninas

Las lesiones espontáneas en el corazón y las arterias carótidas, como la llamada disección aórtica, son raras pero más comunes en mujeres, sobre todo después de la menopausia. Los cambios hormonales son una de las posibles causas. Además, el síndrome de Tako Tsubo, un cuadro que imita un ataque cardíaco es mucho más común en mujeres.

4) El dolor de torax es más complejo en las mujeres

Por un lado, pocas mujeres con dolor de tórax tienen los estrechamientos focales que los cardiólogos asocian con enfermedad cardíaca. Por otro lado, las mujeres vistas en la consulta hospitalaria por dolor de tórax tienen una mortalidad más alta que los hombres, en parte porque suelen ser en promedio 10 años mayores que ellos y tienen otros problemas médicos agregados. La aterosclerosis de las arterias pequeñas,  disfunción del revestimiento de las  arterias (endotelio) y espasmo de las arterias son posibles causas de dolor de tórax sin un bloqueo focal.

5. Los síntomas en la mujer con enfermedad cardíaca pueden diferir

El WISE (women´s ischemia syndrome evaluation) es financiado por el NIH y ha aportado mucha información sobre la forma en que las mujeres enferman del corazón. En un análisis de mujeres con sospecha de enfermedad cardíaca, las mujeres negras describen con  más frecuencia que las mujeres blancas síntomas estomacales, mientras que las mujeres blancas más frecuentemente reportaban dolor de tórax; la frecuencia y severidad del bloqueo arterial no difería por raza, pero la mortalidad fue cerca del doble en mujeres negras. Las  presentaciones atípicas pueden ser una barrera para un diagnóstico y tratamiento a tiempo.

6. Las mujeres son más susceptibles de recibir diagnósticos relacionados con la salud mental

Cuando los médicos valoraban síntomas cardíacos en hombres y mujeres, las mujeres fueron dos veces más susceptibles de recibir un diagnóstico de salud mental que los hombres. Cualquier síntoma sospechoso en mujeres de más de 30 años debe investigarse como posible enfermedad coronaria.

7. El corazón de las mujeres es evaluado , más lentamente que el de los hombres

Analizados 5000 servicios de emergencia médica, se concluyó que era más probable que las mujeres fueran evaluadas más tardíamente. Los autores resaltaron que las mujeres tardan más en llamar al 911, tienen problemas médicos más complejos (por ser mayores) y peores desenlaces.

8. Las mujeres tienden a seguir menos los tratamientos

Las mujeres con enfermedad cardíaca generalmente necesitan por lo menos un exámen médico anual, pero a menudo no concurren a revisión. Entre las causas más comunes se encuentra el escepticismo  acerca del diagnóstico y que deben ser ellas las que pidan la consulta.

9.  La angina de pecho es seria en las mujeres diabéticas

El seguimiento durante 13 años de mujeres con enfermedad cardíaca, mostró que las mujeres con diabetes y angina de pecho tienen entre elevado el riesgo de deceso entre 3 y 4 veces más, comparado con mujeres que tienen diabetes pero no angina. El dolor torácico debe ser investigado en las mujeres, especialmente si son diabéticas.

10. Los síntomas en la mujer pueden diferir

Como síntomas agregados en adición a la angina de pecho clásica, las mujeres pueden sufrir desmayos, nauseas, sudoración, palpitaciones, palidez, ansiedad, fatiga, dolor de estómago y dificultad respiratoria, como síntomas de una enfermedad cardíaca.

La enfermedad cardíaca se puede prevenir con hábitos saludables como no fumar y mantener una dieta rica en frutas y vegetales, actividad física, control de estrés, sueño y redes de apoyo emocional e incluso algo de vino. Adoptando estos hábitos, puede disminuirse el ataque cardíaco casi al 90% y el ACV al 60%.La identificación temprana de la coronariopatía permite implementar terapias que pueden parar y revertir la enfermedad cardíaca.

Fuente:

http://www.mindbodygreen.com/0-17355/10-things-every-woman-should-know-about-heart-health.html?utm_content=buffera26b1&utm_medium=social&utm_source=linkedin.com&utm_campaign=buffe

 

6 pasos hacia el cambio de hábitos

Que la salud es lo primero y que sin ella nada importa, es algo que sabemos todos. Pero a pesar de esto, las distracciones y demandas de cada día nos van empujando a olvidar lo que es más importante y de a poco vamos abandonando nuestro cuerpo hasta que un día nos pasa factura.

El estrés y la falta de tiempo son sólo algunas de las razones más comunes que da alguien cuando explica por qué no puede tener un estilo de vida menos sedentario

El primero de cada año te decides que bajarás esos kilos de más o que mejorarás tu estado físico, para una semana después (o incluso antes) encontrarte dándote excusas para no ir al gimnasio, dar una caminata o hacer una rutina de fitness.

Querías cambiar pero no pudiste. ¿Qué pasó?

Lo que pasó fué que no apoyaste el  pensamiento, la idea de cambiar, con nuevas conductas, otras rutinas, otros hábitos

Funcionamos la mayor parte de tiempo por inercia, nos cuesta salir de nuestra zona de confort y no nos gustan los cambios. Por eso una cosa es decir que vamos a hacer más ejercicio o vamos a comer mejor o utilizar de otra manera, con nuevas actividades nuestro tiempo libre y otra es hacerlo efectivamente. El secreto está en unir ese pensamiento a otros asociados a imágenes que reflejen nuestro objetivo.

Todos los hábitos pueden ser cambiados, ya que son adquiridos, no heredados. Si hoy no estás contento con quien eres o como te ves, enhorabuena, puedes cambiar. Sólo necesitas tener un objetivo, tener claro que quieres cambiar y empezar a modificar las rutinas que te hacen más daño que favor. Ten claro que si quieres cambiar tu cuerpo, debes cambiar tu mente. Y cuando lo hagas, lo hará toda tu vida.

Aquí 6 pasos para cambiar tus rutinas y tener el estado físico y vitalidad que te mereces.

 

1) Define tus objetivos

Crea un panel con imágenes que te inspiren a cambiar tu cuerpo. Puede ser un vestido que te quieres comprar, unas vacaciones donde tengas que mostrar tipo, un deporte que demande que tengas buen estado físico o una persona en particular que admires. Si quieres bajar de peso, pon un papel con tu peso ideal en la balanza, cada vez que te peses, lo verás y recordarás que es ese el peso que quieres. Se trata de encontrar un motivador que además deberá ser constante

2) Fíjate una meta

Y cuando la logres, sube el listón. Es muy importante que sepas exactamente  qué quieres lograr y para cuando. “Tengo que mejorar mi estado físico” no te llevará a ningún lado. “Tengo que bajar el sobrepeso que tengo según mi médico y hacer una rutina de 45´de ejercicios tres veces a la semana es un objetivo claro, lo siguiente es pactar las etapas en metas alcanzables: cuantos kilos por mes?, qué rutina?, empezando cuando?.El cambio a de ser fácil en cada etapa, gradual y flexible.

3) Da vuelta tu vida

Si te relajas en el sofá por la noche mirando la tele y comiendo un helado, decídete a entrenar a esa hora. Crea un poco de caos, cambia tus horarios, ve más temprano al trabajo, no quedes en restaurantes de comida rápida. Rompe con los malos hábitos pero hazlo por convicción propia. Agrega algo sano y de buena calidad a tu alimentación, verás que lo bueno le va ganando lugar a la comida basura, es más efectivo que pasar en 48hs de las hamburguesas y la coca-cola a la milanesa de tofú y el agua mineral.

4) Reemplaza los malos hábitos por buenos hábitos

Esto es muy importante. Si a determinada hora miras un programa de televisión que realmente no te aporta nada, aprovecha ese rato para hacer ejercicio. Y trata de que sea placentero. Camina con tu música favorita, haz ejercicio en compañía de alguien que te guste. Sustituye los malos hábitos por buenos y hazlo de a uno por vez.-

5) Olvídate de las excusas

Las personas que entrenan muy posiblemente no tienen más tiempo que tú. BUSCAN el tiempo para ellos mismos. Existen muchísimos 20 minutos en el día que puedes utilizar para hacer una rutina. Por ejemplo, los 20 minutos que utilizas para navegar en Internet o los que pierdes  hablando por teléfono. Recuerda que el límite entre la disciplina y el hábito es a menudo difícil de distinguir, pero esa es precisamente la diferencia que es necesario tener siempre presente. El hábito es inconciente y no implica poner en juego la inteligencia mientras que la disciplina es voluntaria y orientada al logro de nuestros objetivos; se trata de ser disciplinado hasta lograr consolidar el hábito.-

6) Decide y actúa

No digas “el lunes empiezo”. Empieza ahora, con lo que tienes, Sólo desear el cambio no te llevará a ninguna parte. Y no puedes contratar a nadie para que haga tus abdominales. Es tu responsabilidad tomar la decisión y ponerte en marcha.

Fuente: http://www.habitosvitales.com/2014/09/08/7-acciones-para-crear-nuevos-habitos-y-tener-un-mejor-estado-fisico/

El cansancio mental

Gracias a nuestra poderosa mente pensamos, soñamos, ideamos, proyectamos, asociamos ideas, diseñamos, planificamos, generamos expectativas, imaginamos y recordamos.

El pensamiento puede ser beneficioso o nocivo, positivo o negativo, necesario o inútil, insípido o creativo, elevado y sublime o destructor y desgarrador. Muchos pensamientos son innecesarios. Algunos surgen como tormentas que nos azotan. Si no gestionamos bien toda la actividad de nuestra mente, el cansancio mental se convierte en nuestro compañero inseparable.

Es una fatiga que provoca dispersión, pereza, falta de atención y de claridad; además, disminuye nuestra capacidad resolutiva. En cambio, cuando se está inspirado y motivado, la mente nos revitaliza y genera pensamientos creativos que suscitan energía y fuerza. En un estado creativo, los pensamientos son prácticos, poéticos y manifiestan belleza. La mente está abierta y puede ver lo extraordinario en lo aparentemente corriente.

Desafortunadamente, este estado mental no suele durar mucho. Más bien nos sumergimos en una actividad mental estéril y agotadora. Cada individuo genera unos 50.000 pensamientos al día, muchos de los cuales son repetitivos y mecánicos. Otras veces se da vueltas una y otra vez sobre cosas que no se pueden cambiar. Son pensamientos que suelen referirse al pasado. No llevan a ninguna parte y agotan.

Cuando se vive en un tren de pensamientos innecesarios y debilitantes, viene bien plantearse algunas preguntas que ayuden a desactivar ese mecanismo repetitivo y lleven a una reflexión más productiva y estimulante.

Por ejemplo, ¿cuál es la intención que le mueve a pensar lo que está pensando? El primer paso es encontrar el propósito, porque permite darse cuenta de lo inútil de ese pensamiento y cambiar el rumbo.

Otra práctica aconsejable es intentar no utilizar demasiado los tiempos verbales condicionales, ya sean en pasado o en futuro. Por ejemplo: “Si hubiera estado ahí en esos momentos, no habría sucedido esa desgracia”. “Si hubiera tenido esa información a tiempo, habría ganado ese caso”. Cuando tenga el título seré más respetado por mis superiores”. “Cuando él cambie estaré mejor”. Como el pasado pasó y el futuro aún tiene que venir, este tipo de juicios no son útiles, debilitan y agotan. Es tan importante aprender a transformar como a no crear estos pensamientos sobre asuntos que no podemos cambiar o que no depende de nosotros que cambien. Así se estará más concentrado y se tendrá mayor claridad para tomar las decisiones adecuadas.

No se trata de dejar la mente en blanco, sino de generar pensamientos positivos, creativos, inspiradores, beneficiosos. Así se logra un espacio mental fértil. Deliberar en positivo no es negar la realidad, sino ser capaz de ver los problemas y tener la creatividad mental para aportar soluciones sin obsesionarse ni ofuscarse. Las reflexiones positivas fortalecen y revitalizan la mente. Suelen ser cavilaciones que se basan en valores y en apreciar y agradecer lo que se es y lo que se tiene. Una mente agradecida es una mente descansada.

Otro aspecto que agota es nuestra extraordinaria capacidad de planificar: reuniones, encuentros, acciones, lugares, horarios… Cuando las cosas se suceden una tras otra según los planes, uno está más tranquilo que cuando los imprevistos tergiversan los planes. Si se aferra a su plan, deja de escuchar las señales que el momento o las personas le están dando, y quiere que la realidad se amolde a sus ideas y no al revés. Al forzar nos cansamos. A veces es nuestro cuerpo el que nos pide descanso, pero como el plan era otro, nos forzamos a cumplirlo.

En una sesión de coaching, una mujer explicaba cómo se obligaba a realizar los planes que se había marcado y los compromisos que había adquirido, forzándose a cumplir los horarios impuestos por otras personas importantes para ella. Aunque sintiera que debía parar, su mente le hacía seguir. Sin parar, ni respirar con consciencia ni escuchar. Estaba agotada mentalmente. A veces hemos planificado algo, pero cuando llega la hora sentimos que no es el momento o no es el nuestro. Es importante detenerse unos minutos para replantear la situación. Ese rato da un espacio mental para abrir un paréntesis, ver y decidir con mayor claridad.

A veces el cansancio mental surge de las luchas internas entre lo que nos gustaría que fuera y lo que es, entre si decir o callar, si salir o quedarse, entre las decisiones que se toman y lo que en realidad se hace. Debemos incorporar prácticas para comprender de dónde surge tanto pensamiento estéril, para escucharnos y acallar los ruidos mentales.

Ejercitar la mente con pensamientos creativos revitaliza. Es como cuando se hace ejercicio físico. Caminar, correr, nadar o jugar al tenis energiza, y si acabamos cansados, se siente que es un cansancio sano. Por el contrario, si nos quedamos de pie media hora sin movernos, terminamos más cansados que si hubiéramos estado ese rato caminando. A la mente le ocurre algo parecido: si está “parada” dando vueltas a un mismo asunto, se agota más que cuando avanza con pensamientos inspiradores que abren nuevos horizontes.

 

Fuente:  http://elpais.com/elpais/2015/01/23/eps/1422018427_336669.html

Retiros DeTox, una propuesta de bienestar

¿A lguna vez te imaginaste estar frente al mar haciendo yoga, meditando y respirando el oxígeno limpio del bosque? Todo eso combinado con alimentación saludable y buena música relajante.

Algo ha cambiado en los últimos años y mucha gente se alejó de pensar las vacaciones como ese período para olvidarse de dietas y horarios, y darse permiso para desarreglos, y las ve como el momento ideal para reordenar su cuerpo y espíritu, mejorar la alimentación, comenzar una actividad física y darse espacios de soledad para meditar y reflexionar sobre su vida, sobre lo que desea sanar y mejorar.

“En noviembre participé de un retiro de 3 días en la playa y estuvo buenísimo. Me desconectó la cabeza, Hacer yoga, comer sano y meditar en un lugar tan lindo fue mágico. Jamás haría yoga sola, pero en grupo y dirigidos por alguien que te hace sentir bien fue distinto. Elegir las vacaciones para hacer algo así y empezar a mejorar el estilo de vida. Este tipo de limpieza ayuda en lo físico y en espiritual”, relata Florencia Robles, una diseñadora gráfica que, desde hace 2 años, hace Yoga Booty Ballet, una variedad de esta disciplina oriental que incluye danza y es furor en Estados Unidos.

Estas jornadas Detox suelen incluír actividades aeróbicas, ejercicios de estiramiento y respiración, reuniones de coaching personal para trabajar cambio de hábitos, almuerzos saludables y talleres de cocina jornadas de desintoxicación en las que incluirán clases de estiramiento y respiración en el bosque, yoga frente al mar, un almuerzo natural y talleres de cocina.

Si bien la oferta de estas experiencias se multiplica con una gran variedad de actividades, todos tienen el mismo objetivo:

  • reordenar prioridades,
  • mejorar la calidad de vida y
  • generar hábitos más saludables que puedan sostenerse en el tiempo.

“Creo que es una necesidad mundial. Cada vez hay más contaminación de todo tipo (ambiental, emocional), alimentos procesados, cargados de pesticidas, agroquímicos, aditivos y modificados genéticamente. Esto viene acompañado de desinformación, enfermedades, incremento del gasto público destinado a la salud y sufrimiento en un mundo desconectado de lo natural“, sostiene Laila Sibello, una arquitecta de 40 años, marplatense, que desde hace 6 cambió su estilo de alimentación por la necesidad de sentirse mejor.

Todas estas propuestas varían en estilos, cantidad de días, con pernocte o sin él, en la intensidad de las actividades así, como también, en sus costos.

¿Qué lleva a que cada vez haya más gente interesada en invertir sus días de vacaciones en un plan saludable para sentirse mejor?

Se trata de una tendencia que se va imponiendo y que entiende el tiempo libre y las vacaciones como una oportunidad de crecimiento personal y mejora en la calidad de vida más que como un espacio de más estrés. El wellness coaching busca que los nuevos hábitos más saludables acompañen cambios en lo físico, lo psíquico y lo espiritual.

Se trata de una propuesta de “limpieza periódica”, de sacarnos de encima aquello que ocupa lugar inutimente, asi como hacemos con nuestra casa, nuestros cajones o nuestro escritorio. Se trata de conocernos a partir de cómo nos movemos, qué comemos, cómo nos relacionamos con el espacio y con las otras personas para obtener herramientas de cambio personal.

Las sociedades evolucionan, cambian y sufren crisis que en el sentido griego de la palabra es algo positivo que lleva al crecimiento. Tanto en la Argentina como en el resto del mundo, algo está llamando a frenar un poco y reflexionar, meditar para disfrutar y ver con mayor claridad la vida..

 

Fuente:

http://www.lanacion.com.ar/1762768-retiros-detox

http://www.estanciavikjoseignacio.com/indexESP.php

Editado : Raquel Ferrari

¿Qué significa estar sano?

¿Qué significa estar sano?

  • Controlar tu peso
  • Aceptar tu diagnóstico médico
  • Controlar tu estrés y tu ansiedad
  • Controlar los hábitos poco saludables (alcohol, sedentarismo, tabaco)
  • Comprender como funciona tu enfermedad crónica

 

Mejorar tu estado salud y tu bienestar no tiene por qué ser un deseo inalcanzable o una proposición de cada lunes.Tampoco es algo que otro pueda hacer por tí.  Se trata de ir realizando cambios programados que puedas y quieras realizar.

Está demostrado que la educación en salud y las recomendaciones médicas por sí solas, no sirven para conseguir las metas de salud física o mental deseadas y sobre todo, para mantenerlas a largo plazo.Como psicóloga de salud puedo ayudarte a mantenerte en el cambio.

¿Cómo?

A través de un programa de sesiones individuales y en talleres y boot camps de salud

¿Por qué el golf mejora el estado físico?

Contrariamente a lo que se piensa acerca del golf, investigaciones médicas demuestran que es esencialmente un ejercicio aeróbico con múltiples beneficios para la pérdida de peso, ¡y del stress!. Por mucho tiempo, se pensó que el golf no constituía un ejercicio aeróbico sino más bien una actividad basada en la precisión y la concentración mental.

Sin embargo, estudios demuestran que un juego de 18 hoyos, que implica una caminata de aproximadamente 5 a 8 kilómetros, puede llegar a quemar 400 calorías por hora si se llevan los palos, y 300 si se usa un cadie.

El golf es altamente beneficioso para la salud, especialmente para aquellas personas que necesitan ejercitarse pero no pueden realizar actividades de alto impacto. Durante la actividad se camina mucho, se trabajan los miembros inferiores, los superiores y la la cintura.

12680099544_f983e26132_mEl swing, por ejemplo, es un gesto de fuerza explosiva comparable a un puntapié de fútbol o un drive en tenis. Por lo tanto, permite mejorar la potencia muscular y la coordinación neuromuscular.

Un recorrido en un campo de golf permite registrar diferentes intensidades de trabajo cardiovascular.

Los beneficios de este deporte no se remiten únicamente a la pérdida de peso sino también a un mejoramiento de la calidad de vida, fundamentalmente por la reducción del stress. Normalmente, el golf se juega en espacios verdes al aire libre, en entornos sumamente oxigenantes y relajados. Este ambiente, sumado a la actividad física aeróbica de la caminata y al trabajo muscular de los swings, colabora con un descenso de la ansiedad tanto como al mantenimiento del peso

Fuente: Asociación de Profesionales de Golf de Argentina (PGA)

Artritis reumatoidea: ejercicio, dieta sana & psicoterapia

Al ser una enfermedad progresiva y crónica, la Artritis Reumatoidea (AR) no tiene cura hasta el momento y quienes la padecen deben aprender a convivir cotidianamente con el dolor y el malestar que generan la inflamación y el entumecimiento de sus articulaciones.

Sin embargo, es importante que los pacientes y sus familiares sepan que la clave para llevar una vida lo más normal posible es que sigan un tratamiento integral, que incluya:

  • psicoterapia
  • medicamentos de apoyo para mejorar los síntomas,
  •  fisioterapia
  • cambios en el estilo de vida como la incorporación de actividad física regular y una dieta equilibrada y sana.

“La AR es un enfermedad crónica que requiere un tratamiento integral y multidisciplinario para lograr el objetivo principal, que es la remisión o, al menos, un estado de baja actividad en los casos en que lo primero es imposible conseguir. Las medidas básicas para alcanzar esto se basan en el control objetivo y estricto de la enfermedad y en el tratamiento medicamentoso específico”,

asegura la Dra. Dora Pereira, Jefa de la Unidad de Reumatología del Hospital Ricardo Gutiérrez de La Plata, durante el encuentro para pacientes organizado recientemente junto al laboratorio Roche y añade:

Es de fundamental importancia el consenso entre el médico y el paciente, quien debe aprender a conocer su enfermedad; hacerse amigo del enemigo, y reconocer los beneficios del tratamiento bien indicado. Se trata de una patología que necesita de la atención conjunta del reumatólogo, médico clínico, terapista ocupacional, fisiatra, nutricionista, y psicólogo, entre otros profesionales”.

El tratamiento integral, la actividad física, un menú saludable y la contención familiar y social constituyen los pilares en los que se debe apoyar el abordaje de las personas con artritis reumatoidea.

“El tratamiento farmacológico incluye los medicamentos sintomáticos para disminuir el dolor y las drogas modificadoras de la enfermedad. Los primeros (antiinflamatorios no esteroideos y corticoides) disminuyen el dolor y la inflamación, pero no cambian el curso de la enfermedad y además hay que tener cuidado con los efectos secundarios, mientras que las segundas retrasan la evolución y deben indicarse inmediatamente al diagnóstico”, explica Pereira.

Y agrega: “En los últimos años, han aparecido nuevos medicamentos llamados agentes biológicos, que están dirigidos contra sustancias químicas y células del sistema inmunológico como rituximab, etanercept, adalimumab, infliximab, tocilizumab, abatacept, certolizumab,golimumab entre otros, y cuya función es disminuir los síntomas y signos de la enfermedad y retardar su progresión. Además, suelen ser bien tolerados”.

La doctora también menciona la importancia del tratamiento rehabilitador:

“Uno de los propósitos de la rehabilitación es preservar o mejorar la capacidad psicofísica y comprende ejercicios terapéuticos, terapia ocupacional y fisioterapia”, describe.

En cuanto a la alimentación, un paciente que sigue una dieta saludable podrá mantener un peso adecuado, que prevenga un daño mayor a sus articulaciones; tolerar mejor los tratamientos; mantener la fuerza y la energía; proteger la función inmunológica y disminuir el riesgo de infecciones. Un dato a tener en cuenta es que, mientras que deben evitar las grasas, las proteínas son para estos pacientes nutrientes especialmente importantes. Son fundamentales para la formación de músculos y huesos, y suministran un gran aporte de energía.

Por su lado, la actividad física aumenta la sensación de bienestar y mejora la condición muscular, les permite moverse con menos molestias, sin sobre exigir las articulaciones. Antes de iniciar cualquier programa de ejercicios conviene que se consulte al reumatólogo y que considere si es el momento indicado, ya que deberá evaluar el grado de inflamación de las articulaciones.

Asimismo, el tipo de actividad física elegida debe ser acorde con las articulaciones comprometidas y hay que tener en cuenta las propias limitaciones. Los ejercicios aeróbicos como caminar, andar en bicicleta o nadar, son buenos para conservar las estructuras articulares y musculares. Entre todos ellos, la natación es la mejor opción: es la más completa de las actividades y presenta una menor posibilidad de perjudicar las articulaciones.

Uno de los síntomas más asociados a la AR, e importante en la evolución de la enfermedad, es el dolor crónico. Dicho dolor presenta un impacto negativo en la psicología del paciente si éste no recibe apoyo por parte de sus seres queridos o algún tipo de tratamiento paliativo, y genera importantes reacciones emocionales capaces de potenciar el sufrimiento que lleva asociada la enfermedad. El ser humano siente miedo frente a dolores persistentes y difíciles de controlar.

Le generan enojo, frustración, impotencia y ansiedad. Es por esto que los pacientes suelen evitar las actividades que creen que pueden resultarles dolorosas, para minimizar toda situación de malestar. Así, renuncian a mucho de lo que hace su vida agradable: desde reunirse con amigos o familiares hasta practicar un deporte e, incluso, trabajar.

De esta forma, sólo aumentan el impacto negativo de la enfermedad. El dolor crónico llega a hacer que las personas se planteen el para qué y el porqué de la vida. Acostumbrarse a las sensaciones de la enfermedad, incluido el dolor, es esencial para disminuir la ansiedad, el miedo y la depresión.

En este sentido hay que resaltar que, además de la contención de amigos y familiares, muchas veces es necesario buscar apoyo profesional. La oportunidad de recibir ayuda incrementa las posibilidades de mantener una buena calidad de vida.

“La enfermedad afecta en la vida cotidiana del paciente, algo que se nota más al comienzo. El buen funcionamiento de las relaciones familiares contribuye de forma importante a que el paciente afronte mejor su enfermedad y el tratamiento. Por lo tanto es de buena práctica establecer una red de apoyo entre la familia, amigos y el personal médico que los atiende. Se recomienda recibir la información adecuada para hacer frente a la enfermedad y de esta forma el paciente puede realizar una vida normal en el plano laboral, familiar y en su vida social”, concluye Pereira.

La AR es una enfermedad sistémica, progresiva, crónica y autoinmune, que se caracteriza por la inflamación de las articulaciones, lo que puede conducir a daño articular.

Se estima que en el país afecta del 0,5 al 1% de la población (unas 400.000 personas). Se presenta con mayor frecuencia entre los 20 y 40 años, con preponderancia en las mujeres (3 a 5 por cada hombre).

La enfermedad puede manifestarse en diferentes grados: hay casos con una evolución leve y paulatina, mientras que otros tienen un curso agresivo y pueden avanzar rápidamente. En casos graves, es posible que destruya la articulación y lleve al paciente a la discapacidad. Sin embargo, las mejoras en los tratamientos hacen que disminuya este riesgo y aumente la esperanza de vida.

Ese es el objetivo principal de las terapias disponibles en la actualidad: detener la progresión de la AR, mantenerla bajo control y reducir el dolor, la inflamación y la rigidez de las articulaciones. Es una enfermedad autoinmune .Se desconoce su causa pero ciertos factores genéticos (hereditarios) y ambientales, pueden desencadenar la enfermedad, aunque no la determinan.

Si el tratamiento no se lleva de la manera correcta, la enfermedad avanza más rápido y vuelve al paciente incapaz de afrontar tareas diarias, como ocuparse de los quehaceres domésticos, conducir automóviles o, incluso, trabajar. Después de diez años de evolución con un tratamiento inadecuado o mal llevado, menos del 10% de los pacientes pueden trabajar o realizar tareas habituales de su vida cotidiana, y esto, a su vez, tiene un gran impacto en la vida social.

Por el contrario, si la enfermedad es tratada de manera eficaz y temprana, su progresión puede hacerse más lenta o detenerse. En estos casos, el paciente logra llevar una vida muy similar a la que tenía antes del diagnóstico. Para ello, debe visitar a su médico con regularidad y tomar los medicamentos que este le haya indicado.

Fuente: http://www.asteriscos.tv/salud-3111.html

Los beneficios del golf terapéutico

A diferencia del golf adaptado orientado hacia el entretenimiento y el aprendizaje del juego y muy útil por otra parte, el terapéutico se centra en la importancia de cada movimiento y en cómo puede influír en la coordinación y en el equilibrio del paciente.

Esto lo convierte en una herramienta muy valiosa en la rehabilitación de enfermos neurológicos, ictus, traumas craneo – encefálicos personas mayores con algún tipo de hemiplejia, etc.

El punto más importante es la motivación, es decir, conseguir que la persona enfrente un reto mediano que pueda manejar  en un entorno agradable y lúdico, natural, tranquilo, con estimulaciones visuales y olfativas agregadas,  haciendo del duro proceso de la rehabilitación algo menos desalentador.

La diferencia está en la motivación extra que tiene el paciente en este entorno  que lo hace entretenido y novedoso, diferente a todo lo que ha hecho hasta el momento por lo que la adaptación es mucho más rápida; si el paciente ha jugado golf previamente los beneficios se multiplican.

En definitiva se trata de alcanzar los objetivos fijados en relación al aspecto neurológico y  músculo- esquelético pero el aspecto psicológico y emocional es quizás el más importante al marcar la diferencia con las estrategias fisoterapéuticas habituales.-

Fuente:

http://www.therapeuticgolfclinic.com/

http://www.forehope.org/

6 pasos hacia el cambio de hábitos

Que la salud es lo primero y que sin ella nada importa, es algo que sabemos todos. Pero a pesar de esto, las distracciones y demandas de cada día nos van empujando a olvidar lo que es más importante y de a poco vamos abandonando nuestro cuerpo hasta que un día nos pasa factura.

El estrés y la falta de tiempo son sólo algunas de las razones más comunes que da alguien cuando explica por qué no puede tener un estilo de vida menos sedentario

El primero de cada año te decides que bajarás esos kilos de más o que mejorarás tu estado físico, para una semana después (o incluso antes) encontrarte dándote excusas para no ir al gimnasio, dar una caminata o hacer una rutina de fitness.

Querías cambiar pero no pudiste. ¿Qué pasó?

Lo que pasó fué que no apoyaste el  pensamiento, la idea de cambiar, con nuevas conductas, otras rutinas, otros hábitos

Funcionamos la mayor parte de tiempo por inercia, nos cuesta salir de nuestra zona de confort y no nos gustan los cambios. Por eso una cosa es decir que vamos a hacer más ejercicio o vamos a comer mejor o utilizar de otra manera, con nuevas actividades nuestro tiempo libre y otra es hacerlo efectivamente. El secreto está en unir ese pensamiento a otros asociados a imágenes que reflejen nuestro objetivo.

Todos los hábitos pueden ser cambiados, ya que son adquiridos, no heredados. Si hoy no estás contento con quien eres o como te ves, enhorabuena, puedes cambiar. Sólo necesitas tener un objetivo, tener claro que quieres cambiar y empezar a modificar las rutinas que te hacen más daño que favor. Ten claro que si quieres cambiar tu cuerpo, debes cambiar tu mente. Y cuando lo hagas, lo hará toda tu vida.

Aquí 6 pasos para cambiar tus rutinas y tener el estado físico y vitalidad que te mereces.

 

1) Define tus objetivos

Crea un panel con imágenes que te inspiren a cambiar tu cuerpo. Puede ser un vestido que te quieres comprar, unas vacaciones donde tengas que mostrar tipo, un deporte que demande que tengas buen estado físico o una persona en particular que admires. Si quieres bajar de peso, pon un papel con tu peso ideal en la balanza, cada vez que te peses, lo verás y recordarás que es ese el peso que quieres. Se trata de encontrar un motivador que además deberá ser constante

2) Fíjate una meta

Y cuando la logres, sube el listón. Es muy importante que sepas exactamente  qué quieres lograr y para cuando. “Tengo que mejorar mi estado físico” no te llevará a ningún lado. “Tengo que bajar el sobrepeso que tengo según mi médico y hacer una rutina de 45´de ejercicios tres veces a la semana es un objetivo claro, lo siguiente es pactar las etapas en metas alcanzables: cuantos kilos por mes?, qué rutina?, empezando cuando?.El cambio a de ser fácil en cada etapa, gradual y flexible.

3) Da vuelta tu vida

Si te relajas en el sofá por la noche mirando la tele y comiendo un helado, decídete a entrenar a esa hora. Crea un poco de caos, cambia tus horarios, ve más temprano al trabajo, no quedes en restaurantes de comida rápida. Rompe con los malos hábitos pero hazlo por convicción propia. Agrega algo sano y de buena calidad a tu alimentación, verás que lo bueno le va ganando lugar a la comida basura, es más efectivo que pasar en 48hs de las hamburguesas y la coca-cola a la milanesa de tofú y el agua mineral.

4) Reemplaza los malos hábitos por buenos hábitos

Esto es muy importante. Si a determinada hora miras un programa de televisión que realmente no te aporta nada, aprovecha ese rato para hacer ejercicio. Y trata de que sea placentero. Camina con tu música favorita, haz ejercicio en compañía de alguien que te guste. Sustituye los malos hábitos por buenos y hazlo de a uno por vez.-

5) Olvídate de las excusas

Las personas que entrenan muy posiblemente no tienen más tiempo que tú. BUSCAN el tiempo para ellos mismos. Existen muchísimos 20 minutos en el día que puedes utilizar para hacer una rutina. Por ejemplo, los 20 minutos que utilizas para navegar en Internet o los que pierdes  hablando por teléfono. Recuerda que el límite entre la disciplina y el hábito es a menudo difícil de distinguir, pero esa es precisamente la diferencia que es necesario tener siempre presente. El hábito es inconciente y no implica poner en juego la inteligencia mientras que la disciplina es voluntaria y orientada al logro de nuestros objetivos; se trata de ser disciplinado hasta lograr consolidar el hábito.-

6) Decide y actúa

No digas “el lunes empiezo”. Empieza ahora, con lo que tienes, Sólo desear el cambio no te llevará a ninguna parte. Y no puedes contratar a nadie para que haga tus abdominales. Es tu responsabilidad tomar la decisión y ponerte en marcha.

Fuente: http://www.habitosvitales.com/2014/09/08/7-acciones-para-crear-nuevos-habitos-y-tener-un-mejor-estado-fisico/